Clínica Valdespartera: 976935260|
Clínica La Jota: 876281828

En este post, nos queremos centrar en un tema recurrente que tiene que ver con la salud bucal, como es la halitosis. Así es, nos referimos a cuando se padece mal aliento, una situación que suele ser desagradable para el que la sufre, ¡pero también para los que le rodean!

En este caso, nos vamos a centrar concretamente en ver una serie de consejos para prevenir la halitosis.

¿Qué es la halitosis y qué tipos hay?

Antes de ver una serie de pautas de prevención de la halitosis, vamos a ver qué es la halitosis. Conocido como mal aliento, se trata de una serie de olores emitidos desde la boca. Ello implica un problema social, ya que suele estar estrechamente vinculado con la higiene bucal, pero no tiene que ser siempre así.

En este sentido, cabe resaltar que la mayoría de los casos en los que una persona padece halitosis, el mal aliento proviene de la propia cavidad bucal. Ya sea por mala higiene y la consiguiente placa bacteriana generada o por problemas de salud dental, como caries o periodontitis, suelen ser el origen del mal aliento. Cuando esto sucede, hablamos de halitosis oral.

Sin embargo, existen otras causas menos frecuentes, hay veces que la halitosis tiene su origen externo. En concreto, en un 10% de casos, los cuales se producen debido a otro tipo de problemas provenientes del sistema digestivo, respiratorio, además de diversas enfermedades renales o hepáticas.

Prevención de la halitosis

Ahora, nos vamos a centrar en algunas claves destinadas a la prevención de la halitosis y que os pueden ser de gran utilidad.

Hidratación

Una de las causas que fomentan la generación del mal aliento reside en la sequedad bucal. Este hecho implica la generación y asentamiento de la placa bacteriana y que es la causante de la halitosis.

Por eso, una de las mejores formas de cuidar el aliento es seguir un hábito de hidratación adecuado. ¿Y qué beber? Está claro que la mejor bebida para hidratarse es la propia agua.

Cepillado

Puede parecer mentira, pero hay mucha gente que no se cepilla los dientes de forma eficaz, ni con la frecuencia con la que se debiera. Es recomendable hacerlo tras cada comida, centrándonos en la eliminación de los restos de comida que pueden generar la placa bacteriana, posteriormente.

En este sentido, lo mejor es primero cepillar la zona interdental y la zona entre las encías en los dientes, ya que es donde se suele acumular los diferentes restos. Además, conviene utilizar hilo dental o cepillos interdentales específicos para su correcta eliminación. En caso de ser proclive a padecer halitosis, el enjuague bucal puede ser otro método preventivo para eliminar los restos de comida.

Bebidas contraindicadas, tabaco y alimentos

Hay ciertos alimentos y bebidas que hacen que aumente el mal aliento. En cuanto a las bebidas, aquellas que tienen alcohol y el café son las más contraindicadas, junto con las bebidas azucaradas. Acerca de la alimentación, las verduras como las cebollas, las comidas especiadas o el ajo aumentan notablemente la halitosis. Por otro lado, las verduras crudas, al  proteger las encías, permiten prevenir su aparición.

¿Y qué decir sobre el tabaco? El tabaco genera multitud de problemas de salud de extrema gravedad. A todo ello, hay que sumar que fomenta la aparición de mal aliento.

Revisión con el dentista

Es fundamental una revisión anual con un especialista para ver la salud de nuestra boca, incluso más si hemos padecido diferentes problemas bucodentales en el pasado. A través de estas revisiones, el dentista se podrá anticipar a aquellas enfermedades, como las caries o la periodontitis, que pueden generar mal aliento. Además, ¡evitarás problemas mayores!

Si padeces halitosis, existen tratamientos específicos. En nuestras clínicas dentales, contamos con un equipo profesional que te puede asesorar en el mejor tratamiento para la halitosis, incidiendo en el foco del problema y ofreciendo soluciones inmediatas, ¡consúltanos!