Clínica Valdespartera: 976935260|
Clínica La Jota: 876281828

Uno de los problemas más comunes que se tratan en nuestra clínica es el de la gingivitis. Muchas veces conocida como la patología de las encías sangrantes, debido a una de los síntomas más evidentes de esta enfermedad.

Por eso, en este artículo os vamos a hablar sobre qué es la gingivitis, cuál es su tratamiento y, sobre todo, cómo se puede prevenir.

¿Qué es la Gingivitis?

La gingivitis es una enfermedad en la que las encías se inflaman. Es decir, todo el tejido blando que rodea el diente se inflama y cambia de color, llegando incluso a producir el sangrado que antes mencionábamos.

Esto se debe principalmente al alojamiento de la placa bacteriana y el sarro que quedan atrapados entre los dientes y pegados a las encías, los cuales causan la gingivitis.
Síntomas de la Gingivitis

En su fase inicial, la gingivitis puede ser simplemente una pequeña dolencia. Ahora bien, de no ser tratado a tiempo, puede producir grandes complicaciones. Por eso, si tienes alguno de estos síntomas, lo mejor es que acudas a un especialista. Primero, vamos a ver cuáles son los síntomas de la gingivitis.

Las encías en la gingivitis

Donde se nota más que una persona padece gingivitis es en las encías. Estas se pueden mostrar inflamadas, irritadas, muy sensibles y rojas. Es más, puede que también sangren de forma espontánea y de forma reiterada cada vez que se cepillan. De la misma forma, es posible que las encías se desprendan levemente de la base de la pieza dental. En casos más graves, puede aparecer un absceso de pus alrededor de las encías, y heridas en torno a los márgenes que rodean al diente.

Otros síntomas de la gingivitis

Además de las encías, otro de los problemas que pueden aparecer es el de la halitosis o el mal aliento. Asimismo, los dientes pueden moverse ligeramente y mostrarse menso fijados de lo que es habitual, esto manifiesta que la gingivitis ha evolucionado a estadios más graves, como la periodontitis.

Como ya hemos dicho, si ves algunos de estos síntomas, lo mejor es acudir a una clínica dental. Si bien es cierto que la gingivitis, en un principio, no es grave, en caso de no tratarse puede producir efectos muy nocivos para la salud bucodental. En este sentido, la infección puede llegar a la pieza dental y a su raíz, produciendo una periodontitis. En estos casos de extrema gravedad, se puede producir un absceso en la pieza dental, que puede comprometer su pronóstico a medio y largo plazo.

Por eso, en nuestra Clínicas Oral Labs disponemos de un equipo especializado en el tratamiento de la gingivitis, ¡consúltanos!

Causas de la Gingivitis

Puede haber diferentes causas que producen gingivitis en el paciente. Una de las principales suele ser la mala higiene bucal, la cual hace que la placa bacteriana termine por inflamar las encías.

Además, existen otra serie de factores que aumentan la probabilidad de padecer gingivitis. Uno de estos factores es el tabaquismo, diabetes, así como los malos hábitos alimentarios, con una severa deficiencia de vitamina C.

Otras causas pueden ser los cambios hormonales, así como la propia genética o enfermedades y tratamientos que reducen la inmunidad, como la quimioterapia o inmunosupresores y antiretrovirales.

Como puedes ver, existen multitud de factores que pueden incrementar la aparición de la gingivitis.

Tratamiento de la Gingivitis

Cuando hablamos de los casos menos graves de la gingivitis, aquellos que no han derivado en una periodontitis, el tratamiento es bastante sencillo de realizar.
En este sentido, el profesional deberá de realizar una limpieza profunda, donde eliminará todos los restos de la placa y sarro que haya debajo de las encías y en la superficie de los dientes. Este tratamiento, se realiza mediante ultrasonidos.

En casos de enfermedad periodontal más avanzada, el tratamiento es más elaborado, se trata de un proceso conocido como raspado y alisado radicular, mediante diferentes instrumentos: ciertas y también un dispositivo ultrasónico.

Prevención de la gingivitis

Tanto después de un tratamiento de limpieza, como método preventivo, lo mejor es seguir una serie de pautas para no padecer gingivitis.

Entre otras cuestiones, la prioridad debe de ceñirse al cepillado dental. Una buena higiene bucal debe de comenzar por un exhaustivo cepillado en la zona de las encías y los dientes, ya que es donde se aloja normalmente la placa bacteriana.

Para profundizar en la limpieza, el uso de hilo dental o un cepillo interdental también es imprescindible, así como el uso de una pasta de dientes específica para gingivitis.
Por otro lado, existen otra serie de hábitos que pueden prevenir la aparición de la gingivitis, como el hecho de fumar o la alimentación, ¡tenlo en cuenta!