Clínica Valdespartera: 976935260|
Clínica La Jota: 876281828 |
Clínica Casablanca: 876240691

El tabaquismo tiene unos efectos muy nocivos para nuestra salud. Puede que hace unas décadas atrás, todavía no lo supiéramos, pero hoy en día contamos con una información más que contrastada para saber, a ciencia cierta, de todos los problemas que genera. No, ya no hay excusas para no saber lo perjudicial del tabaco.

En Oral Labs, nos vamos a centrar únicamente para ver cómo el tabaquismo puede afectar a la salud oral. Como ya nos imaginamos, bien sacaréis que cada uno de estos efectos no son precisamente agradables.

¿Cómo puede afectar el tabaquismo a la salud oral?

Independientemente de que estemos hablando de fumar tabaco industrial o de liar, el tabaquismo eleva notablemente el número de patologías, relacionadas con la salud oral, en una persona.

Aquí, vamos a ver algunos de los efectos más conocidos y por los que directamente deberías de plantearte el dejar el tabaco.

Cáncer Oral

Cuando hablamos del tabaquismo, la primera enfermedad que se nos viene a la mente, dada su gravedad, es el cáncer. Si bien es cierto que el cáncer oral es mucho menos común que otros, como el del pulmón, la realidad es que este tipo de cáncer casi siempre se suele vincular con el tabaquismo.

La razón de todo ello es bien sencilla, la boca es por donde entra el humo al aspirar. El cáncer oral puede corresponder a diferentes partes de la misma, se puede producir en la garganta, en la lengua, labios o boca.

Periodontitis y camuflaje de inflamación gingival

Los elementos nocivos del tabaco, dentro de la boca, pueden provocar numerosas patologías. Así, un fumador padece un mayor riesgo de tener periodontitis, produciendo una inflamación de las encías y que puede derivar en la pérdida de la sujeción de las piezas dentales.

Por si fuera poco, el problema para un fumador se multiplica porque el tabaco reduce el riego sanguíneo de las encías. Es decir, es mucho más difícil detectar la inflamación visible que un especialista puede hallar en un paciente no fumador y que podría tratarse como una gingivits, mucho más suave. Por ello, la enfermedad periodontal puede avanzar a estadios más graves antes de que se diagnostique, por lo que las soluciones a tratar serán mucho más complejas y agresivas.

Aparición de caries

Ciertos hábitos, como la ingesta de dulces o de bebidas azucaradas, se suelen vincular más con la aparición de caries. Sin embargo, el tabaquismo también puede fomentar la aparición de las mismas.

Esto se debe a que hay una mayor sequedad en la boca de un fumador. Así, el fumador pierde la capacidad de salivar, la cual tiene una función indispensable en la salud oral, puesto que neutraliza la placa bacteriana.

Halitosis

La halitosis es un problema no solo de salud oral, puesto que también provoca cierta inseguridad en aquel que lo padece. Además de ciertos alimentos que pueden ser los causantes de la halitosis, el tabaco también puede tener buena culpa de ello.

De nuevo, nos tenemos que referir a la sequedad de la boca que produce el tabaco, como el principal motivo de tener mayor halitosis.

Cicatrización

El riego sanguíneo y su reducción no es solo una de las causas de que sea más difícil diagnosticar una enfermedad periodontal. Ahora bien, esta disminución del riego sanguíneo también implica una menor capacidad de cicatrización.

Por supuesto, este problema se puede extender a la salud oral. Así, si un fumador ha tenido que someterse a un tratamiento quirúrgico, como un implante dental, el tiempo de recuperación será mayor.

Como puedes ver, el tabaquismo incide negativamente en muchos de los aspectos de la salud oral. Una razón más por la que no deberías de fumar.